El bambú como producto arquitectónico

El bambú como material de construcción es algo que ha estado presente desde hace muchas generaciones, principalmente en las culturas asiáticas. La estructura físico-mecánica del bambú es impactante, dispone de una elasticidad casi perfecta con relación a su resistencia, además de ser un material económico y muy accesible para todos los usos posibles en una construcción. El bambú puede utilizarse desde estructuras asta acabados en decoración.

El bambú ha sido considerado como el acero verde, con un excelente comportamiento térmico, acústico y sísmico.

El bambú tiene dos ventajas primordiales en contra de la madera tradicional, una es la velocidad de crecimiento, el tiempo estimado de maduración pueden ser de 5 años en adelante, dependiendo la especie de bambú, mientras que las maderas ocupan de 5 hasta 10 veces más tiempo de maduración. En segundo lugar, su facilidad de propagación, ya que no requiere de cuidados especiales ni de tratamientos químicos que garanticen su crecimiento, el bambú solo necesita de un clima tropical y agua de lluvia.

El uso del bambú en el pasado era considerado como material para construcción de casas en comunidades de bajos recursos, pero hoy en día es uno de los materiales que mayor popularidad a ganado. Algunos despachos de construcción han adoptado el bambú para todo tipo de construcciones, desde elegantes casas privadas, restaurantes, centros sociales, puentes, hasta edificios para oficinas, el bambú se ha convertido en protagonista, en algunos casos se presenta como una alternativa en detalles que permiten reconectar los espacios con la naturaleza.